17 mar. 2010


Décimosexto día: martes 16 de marzo


La urna de Don Bosco recorrió hoy algunas comunidades del altiplano paceño:

Camino a Tiquina la urna hizo dos paradas donde esperaban alumnos y profesores de las unidades educativas de Corqueamaya y Yaurichambi.
Achacachi: a diez minutos de la llegada, una caravana de ciclistas acompañó al camión de la urna hasta la entrada del pueblo, en donde esperaba un grupo de niños que dieron la bienvenida a Don Bosco con sus banderas y cantos. En la puerta de la iglesia parroquial empezó la procesión encabezada por las autoridades locales, que se dirigió al estadio, una vez que allí, fue recibida por los alumnos de todas las escuelas EPDB de la localidad: Plancarte, Kanapata, Barco Belén, Chijipina Chico. Allí dieron su saludo oficial el párroco de Achacachi, el Alcalde Municipal, el obispo de El Alto y todo el Consejo Inspectorial. Se presentaron varios números folklóricos y musicales. Dos niños ofrecieron a Don Bosco el tradicional poncho rojo y el lluch’u (gorro de lana). Al final se dio la posibilidad de acercarse  tocar y venerar la reliquia. 










En la tranca de la zona, a pedido de los militares que la custodian, la urna hizo una brevísima parada para recibir sus oraciones y devoción.
Se hizo una breve parada en la comunidad de Sotalaya, cercana a Ancoraimes, allí los niños y jóvenes de la unidad EPDB 6 de junio recibieron con entusiasmo a la urna y expresaron en aymara su cariño y agradecimiento a Don Bosco por estar presente en medio de ellos.
En Santiago de Ockola, con un precioso trasfondo del lago Titikaka, la urna fue descendida y recibida con k’antus tradicionales y prácticamente todas las personas de la comunidad. Se hizo la oración a Don Bosco y también la gente tuvo la oportunidad de tocar la reliquia de San Juan Bosco.








A pocos minutos de ahí, se llegó a Carabuco; en la entrada esperaba la banda del colegio y luego la banda de la Naval. En la iglesia colonial del pueblo, abarrotada de fieles, se celebró una solemne eucaristía presidida por mons. Juárez. 








Pasado el mediodía la urna llegó a la entrada de Escoma, e inició el descenso hacia el pueblo acompañada de una masiva concentración de gente y movilidades. Una vez llegados a la plaza y transportada la urna al templo, la gente del pueblo y de los alrededores se concentró en el atrio en donde se ofreció el tradicional aptap’i (banquete andino) en el que todos compartieron la alegría de tener a Don Bosco cerca. A las cuatro y media de la tarde inició la eucaristía también celebrada por el obispo. Luego se expuso la urna a la veneración de los devotos, lo que se prolongó hasta entrada la noche. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario