7 mar. 2010


Séptimo día: domingo 7 de marzo


Loreto: por la mañana se celebraron las eucaristías dominicales con gran presencia del pueblo cristiano: a las 7.00 celebró mons. Tito Solari; a las 9.30, mons. Jesús Juárez y a las 11.00 el P. José Iriarte. Así los jóvenes y devotos de la Zona Sur de Cochabamba despidieron a las reliquias.




Colcapirhua: pasado el mediodía, se procedió al traslado de la urna hacia el km 9 de la avenida Blanco Galindo. En la población de Colcapirhua se le brindó una gran bienvenida con la banda del colegio “Nuestra Señora de La Paz”, autoridades civiles, el párroco, P. Joaquín Herbas y un gran número de habitantes. En el programa estaba previsto simplemente un breve saludo al camión, pero a insistencia de los presentes, se tuvo que descargar la urna para que todos puedan acercarse, ver y venerar los restos del Santo. 
 









Barrio Kami: en solemne procesión, la urna fue introducida hasta el coliseo del colegio dirigido por las Hijas de María Auxiliadora. Allí se celebró la eucaristía presidida por el P. Miguel Ángel Herrero, concelebró el P. Inspector recién llegado del Ecuador después de haber participado a los Ejercicios Espirituales con el Rector Mayor. Toda la gente de este popular barrio y los jóvenes y niños de varias comunidades aledañas llenaron el ambiente con sus cantos y sus deseos de homenajear al querido Don Bosco.














Don Bosco Fátima: parecía un sueño hecho realidad: ¡Don Bosco en las casas de formación salesianas! “Te hemos esperado tanto” es el lema que dio la bienvenida a la urna y que expresa el amor y el fervor que todos los jóvenes salesianos que aquí se forman tienen a Don Bosco. En el templo se preparó el lugar para acoger a todos los invitados. Después de las oraciones iniciales y los testimonios de diversos miembros de la Familia Salesiana, se dio inicio a la gran vigilia juvenil que duró toda la noche.


 

1 comentario:

  1. Gracias, Dios de misericordia, por el don maravilloso de la visita de don Bosco a nuestras casas de formación. Su presencia entre nosotros fue y continua siendo una exhortación continua a reparar en nuestros orígenes, a beber de la fuente de la que mana el carisma salesiano en y para la Iglesia: el corazón mismo de Cristo.
    Don Bosco viene a nosotros para que volvamos a él, a través de un conocimiento experiencial y cordial de nuestras constituciones, y nos pide seguir haciendo actual su experiencia del Espíritu en favor de la juventud boliviana

    Querido padre, que tu visita haya afirmado en nosotros la consigna que dominó el ser y el quehacer de don Miguel Rúa en aquél lejano 1864, cundo lo enviaste como director del seminario menor de Mirabello: "Buscaré, procuraré ser don Bosco" en el hoy de mi historia social, eclesial y salesiana.

    Darwin

    ResponderEliminar