10 mar. 2010


Noveno día: martes 9 de marzo


¡Sucre es una fiesta! La llegada de la urna de Don Bosco movilizó prácticamente a toda la ciudad capital de Bolivia. La población vivió con gran entusiasmo y emoción esta fiesta de fe. El camión llegó a las diez de la mañana a la fábrica de cemento Fancesa, a la entrada de la ciudad, y desde allí recorrió el trayecto hacia el centro de la ciudad acompañado por una caravana incontable de autos y personas de a pie.
En la catedral metropolitana primada de Bolivia, el arzobispo, mons. Jesús Pérez, acompañado de su auxiliar, mons.  Adolfo, presidió la solemene eucaristía y se dio así bienvenida a este santo tan esperado. El ingreso de la urna a la catedral fue difícil debido a la gran cantidad de personas que querían tocarla y estar cerca. Muchos no pudieron entrar y participaron de la misa desde fuera.
De allí, las reliquias fueron trasladadas al colegio María Auxiliadora donde fueron recibidas por la comunidad educativa de ese colegio con gran alborozo y homenajes
En la tarde fue trasladada al colegio Don Bosco. No hay palabras para expresar la emoción y el ambiente que se vivió a su llegada. Allí el Consejo Municipal en pleno junto al Alcalde de la ciudad entregaron una condecoración a la Congregación Salesiana representada por el P. Inspector Juan Pablo Zabala. A las siete de la noche se concelebró la eucaristía y después se expuso la urna para la veneración personal. Cerca de las nueve de la noche fue traslada al patio del colegio para dar comienzo a la velada preparada por la Familia Salesiana sucrense: bailes típicos, oración, animacantos y demás expresiones hicieron brillar la noche sucrense hasta la medianoche. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario